LA CONJURA

domingo, 16 de junio de 2013

Adiós Princesa






DE: David Rocasolano.


Me encontré por casualidad este libro en la pequeña librería de mi ciudad en el reino de España. Los medios de comunicación no hablan de él y muchísimo menos le hacen publicidad y los que raramente lo nombran lo hacen para denunciarlo como "libelo" o "libro prohibido".  Así funciona la censura hoy en día en España, y así funcionan los medios de comunicación vendidos al poder cuando reciben órdenes expresas de ocultar la información que no les interesa o no les sirve.

Por supuesto  decidí comprarlo para llevarle la contraria al sistema.

David Rocasolano es abogado, y primo hermano de la princesa de Asturias Letizia Ortiz.

Lo que en principio parecía el final feliz de un cuento de princesas, él lo califica como un atropello de un tren expreso contra una caravana de gitanos, de esa manera entiende la irrupción de los Borbones en su familia.

El cambio de carácter y actitud de su prima Letizia ha provocado el distanciamiento entre ellos y las desavenencias entre los miembros de su familia, por lo que ya distanciados, ninguneados y humillados decidió escribir el libro y denunciar hechos tan importantes como que:

!su prima Letizia, princesa de Asturias, abortó voluntariamente antes de su compromiso con el príncipe!

En un país católico donde la religión tiene tanto poder y el poder tanta religión desde tiempos de los Reyes .. Católicos  y la expulsión de los judíos y moriscos !!.... un escándalo como éste, es decir, el aborto de una futura reina, supone un revés y descrédito importante para la ya menoscabada monarquía española.

Los últimos acontecimientos de corrupción dentro de la familiar real:  caso Noos, o el escándalo de las cacerías del rey en Botswana con su amante Corinna, han dejado a la monarquía española seriamente dañada.

El libro se lee muy rápido y no deja de ser un articulito del Hola ampliado, pues parece algo de cotilleo. Dudo que las verdaderas razones que esgrime el autor para escribir el libro sean  las reales, a saber, un  acto vindicativo de una familia destruida por un ridículo sentido de Estado; al contrario, pienso que ha sido por interés económico y nada más.

Lo que sí es creíble es la descripción que hace de los personajes de la familia real.

Según el autor del libro, (no olvidemos que es el primo de Letizia) al rey le importa un comino los demás. Vive a mayor gloria de su persona. Todos hemos sido testigos  en más de una ocasión de ese carácter irascible que muestra, incluso en público, por ejemplo cuando humilla a su mujer, la reina Sofía, en un acto protocolario o cuando increpa al chófer que intenta aparcar o cuando se permite el lujo de mandar callar a un presidente de una república extranjera. Dudo del carácter campechano que los periodistas le atribuyen.

Pero vayamos por partes: Del rey dice que nunca le ha visto un gesto de afecto o complicidad para su familia. Ni de Sofía a Juan Carlos, ni de Marichalar a Elena. De ellos dice que son autómatas protocolarios. Cuando se celebraba el cumpleaños de algún nieto el rey permanecía durante un rato  para hacerse las fotos y en cuanto los periodistas se largaban, borraba la sonrisa y se esfumaba sin despedirse de nadie. Al rey no se le ha escuchado hablar en profundidad de ningún tema, su discurso se limita al chascarrillo, a la ocurrencia banal. Describe una escena muy significativa, en palacio, en un comedor presidido por un Velázquez y un Goya.  Después de cenar el rey se saca un Cohiba y sin ningún miramiento hacia el arte ni al resto de comensales echa el humo directamente a los cuadros. La Monaquía hispánica jamás hubiera hecho esto, esto es cosa de los borbones...

Al contrario de la Reina, que suele interesarse y escuchar a la persona con la que está hablando. Gracias a ella, salvó la vida de su hijo. La reina le recomendó un médico experto en una complicada cirugía que habían de practicarle al pequeño.  La reina es más cercana y atenta, conoce el nombre de tus hijos , sabe en qué trabajas y está atenta a los detalles.

A ningún miembro de la familia real se le ha visto jamás con un libro en la mano. Tampoco vio en  la casa del príncipe una  importante biblioteca digna de un futuro jefe de estado. Lo que sí tenían era una bodega de valiosísimos vinos, tipo Vega Sicilia, protegidos por arena de playa traída de no se qué lejano país de Oriente Medio para mantener la humedad.

De Elena dice que algo le pasa sin que sepa  precisar qué es. En una ocasión Elena le explicó como enseñaba inglés a  niños pequeños. La explicación era impropia no sólo de una infanta sino de cualquier plebeyo medianamente inteligente. Elena es una persona ensimismada, con pocos recursos. Imposible enfadarse con ella, porque eso sería como enfadarse con un árbol o con el aire.

A los duques de Palma los ve más cercanos. Lo que le pasó a Urdangarin le podría haber pasado a cualquiera (eso dice). Es muy fácil quedar impresionado por este tipo de vida,   y por el ritmo de vida que llevan;  unas vacaciones aquí, mañana, de cacería en tal sitio. Un ritmo de vida imposible para un ex jugador de baloncesto por muy bueno que éste hubiese sido.

Lo que le sucedió a Urdangarin es algo que nos pudo haber ocurrido a Telma, a Érika o a mí. El ambiente que se respira, esa sensación de placidez y seguridad que transmiten estas personas con la vida solucionada, la servidumbre que los rodea, la fantasía real en la que viven, te hacen sentir inmediatamente que tú no eres más que un pobre desgraciado. Por mucho que Sofía, Felipe o Cristina intenten tratarte como un igual (Juan Carlos, jamás; por supuesto).

Hay anécdotas muy graciosas. Letizia trataba de controlar a su familia plebeya en todo momento. En el baile de la víspera de la boda, Letizia le pidió a su primo David que vigilara a su abuelo, un taxista de provincias( republicano). A él le gustaba demasiado bailar, y efectivamente, el abuelo plebeyo se marcó algunos compases con ciertas damas de la aristocracia europea. Esta escena merece que mi amigo Arrabal la lleve al teatro !!! pues él bailó delante del rey también !

O cuando la pedida de mano, en la que momentos antes,  la familia Ortiz Rocasolano, en unas dependencias de palacio, estuvo ensayando las genuflexiones como en un baile grotesco de película de príncipes y súbditos ...

En fin, lo dicho, el libro es como un articulito ampliado del Hola, pero sociológicamente correcto y propicio, por lo menos, para una obra de teatro !






















lunes, 10 de junio de 2013

LA VIDA ES SUEÑO


De Calderón de la Barca


( Contada por el soldado 1º)



Soy soldado de Polonia, el número 1,  sin nombre, porque  así lo dejó escrito Calderón de la Barca, que me consideró un personaje accesorio. Mi rey es Basilio, y su hijo y príncipe heredero Segismundo. Los hados pronosticaron al rey Basilio que su hijo Segismundo seria déspota y cruel por lo que decidió encerrarlo en una torre, aislarlo del mundo y dejarlo con la única compañía de su carcelero Clotaldo.

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros, naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido:
bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.

Mi rey, acosado por la culpa, decide darle una oportunidad a Segismundo para que demuestre su nobleza de carácter. Pero éste no hace sino confirmar las predicciones de los astros mostrando su carácter violento ( sale como un toro de miura al ruedo), y dedica su corta libertad a rencillas, intrigas , duelos insustanciales por la belleza de la dama Rosaura y otros enredos como lanzar a un criado por la ventana. El rey, con la ayuda de Clotaldo, le da una pócima a Segismundo y lo devuelven a la torre haciéndole creer que todo ha sido un sueño.

Más sea verdad o sueño,
obrar bien es lo que importa;
si fuere verdad, por serlo;
si no, por ganar amigos
para cuando despertemos.

El pueblo de Polonia ( o la ciudadanía como gustan decir ustedes ahora en la España del siglo XXI), tiene a "un Astolfo", sobrino del rey, como el próximo heredero de la corona, dispuesto a casarse con la Infanta  Estrella, y así, abandonar a la bella Rosaura, venida desde Moscavia con su criado Clarin para exigir a Astolfo que cumpla con su promesa de matrimonio.

La ciudadanía no pudo más ante tal agravio: el  verdadero heredero preso en una torre y un sobrino usurpando el trono. Siendo yo soldado (1º) me rebelé y di libertad a mi real principe Segismundo que se hallaba de nuevo en la Torre. Luchamos contra las tropas de Astolfo y contra el mismo rey, Basilio, a los que dimos victoria, y luego, mi príncipe Segismundo, un vez conquistado su propia libertad,  perdona generosamente a Basilio, su padre, a  Clotaldo, su carcelero, (que además se descubre que es el verdadero padre de Rosaura a la que abandonó de pequeña), y a su primo Ástolfo, el usurpador.

¿Y a mí?. Al soldado que luchó por su libertad, me nombró traidor y me condenó al presidio de la torre.

La torre, y porque no salgas
de ella nunca hasta morir,
has de estar allí con guardas,
que el traidor no es menester
siendo la traición pasada.

Y  Clarín, el pobre criado de Rosaura, escondido entre unas peñas durante la batalla porque nada tenía que ver en la contienda, le alcanza una bala y lo mata.

Y Aquí termina mi relato. (Soldado 1º)

FIN

¿Conocía Calderón a Maquiavelo?. Perfectamente y al Tacitismo español también.

Maquiavelo supone la mentalidad moderna que  por razón de Estado  y por razones ajenas a la ética admite la traición. El traidor deja  de serlo cuando  vence.

Erasmo de Roterdam defensor de los derechos naturales de los hombres y en contra de las guerras innecesarias (ahora serían los del No a la guerra de Irak).

Cornelio Tácito (Roma, año 60, aproximadamente) recuperado por los llamados Tacitistas españoles estaría entre Erasmo y Maquiavelo, sus teorías se fundamentan en la psicología y experiencia de los gobernantes. Tuvo gran  influencia en el pensamiento del barroco español.

El soldado (1) es moderno y maquiavélico: "yo paso de las costumbres medievales, traiciono al rey y libero al nuevo; luego, por lo menos, me hará general" (Supongo que pensaría).

Pero Roma no paga traidores, y  Segismundo que al principio acepta la ayuda, lo utilizará para sus fines, y  después lo condenará por traidor. Vemos una mezcla de Maquiavelismo y Tacitismo además de los valores tradicionales de honor y libertad.


Clarin, el gracioso, el criado, es el pueblo que muere, las víctimas civiles y colaterales que mueren en toda guerra.                                            



Es verdad, pues: reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos.
Y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia  me enseña,
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.

...

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí,
de estas prisiones cargado;
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.


NOTA: 8,5






sábado, 8 de junio de 2013

SUEÑO DE UNA MAÑANA DE DOMINGO




Anoche soñé. Volví a soñar que regresaba a Puerto Rey. No es la primera vez, aunque siempre, al final, las imágenes quedan diluidas en una maraña tenebrosa, entre  monstruos oníricos. Y no puedo recordar nada; apenas rescato visiones nocturnas, desvaídas, en blanco y negro. Yo siempre sueño así, sin colores, imaginando conceptos, más que figuras.

En sueños veía un restaurante en una panorámica general:  mesas,  espacio, ventanas (estaba muy oscuro),  oía el bullicio de la gente. De pronto —de repente se dice en los Alcázares—  apareciste tú,  Agueda, muy decidida venías hacia mí, seria, muy delgada y rubia. ¡Ay de mí, triste!

Entonces, yo te entregué un regalo que siempre llevaba conmigo por si acaso te veía, pues no se pierde obrar bien, aun entre sueños. Tú lo abriste y  cuando ibas a decir  algo, Gladiator, mi gato, me despertó. Todas las mañanas, Gladiator, se cuela en mi habitación aprovechando que mi maridito abre la puerta para sacar a Fox, el corgi, y duerme a mi lado hasta que suena el despertador, entonces me levanto y le doy su primera comida del día. Pero esta mañana debía tener demasiada hambre, y no podía esperar,  así que ha subido al tejado, de allí a la ventana de mi dormitorio, maullando, hasta que he tenido que levantarme y dejarlo que entre.

Vuelvo a mi anterior estado, y duermo, ¡ay desdichada de mí! pero esta vez mi sueño ha sido con la sección de charcutería del Consum —un nuevo hipermercado que han puesto muy cerca de casa—,  y es que me parecían interesantes las ofertas de jamón york sin fosfatos o el solomillo de ternera... 

Tú no llegaste a ver este Supermercado, Águeda, ¿lo ves? esta es una de las cosas que  te desvanecen de la memoria...,... me duele...  y parece insignificante: abrir un super mientras tú no estás supone el primer cambio de una serie infinita que nos van alejando, tal y como le sucedió a Borges - invidente escritor anarquista de los arrabales bonaerense- con las carteleras de hierro de anuncios de cigarrillos en la Plaza de la Constitución tras la muerte de Beatriz Viterbo.

La vida es sueño o el sueño de la vida.



















domingo, 2 de junio de 2013

LOS DEMÁS DÍAS

De: Antonio García Soler



Si alguien se merece publicar un libro de poemas es Antonio García Soler,  un poeta en mayúsculas. Antonio posee una  voz poética semejante a la de Dostoievsky, a Puskin, a Baudelaire, a los grandes ...los iguala y les sube la apuesta, tal y como  su  padre hacía cuando jugaba al poker en la quinta avenida.

 Padre
 Tus amigos vivos
 me hablan a mí,
 pero se equivocan.


Antonio, es uno de los poetas más profundo que conozco. El poeta de la luz de Almería, de los legones donde madura el naranjo, de su tierraAntas que es el mar y el cielo bajo el que vive. Siempre lo escucho con admiración, y nunca lo he oído decir, yo soy, yo tengo, yo me merezco, son términos que no existen en su poesía.

  Me equivoqué
 en casi todo,
 cada día,
 y entre horas.
 Pero también
 quiere uno
 esta vida,
 como sea,
 en vida.
 Incluso otras,
 como las que tenías
a mano esta mañana
ayer mismo.
También, ahora


Siempre poeta. A todas horas. Maestro. Así es su forma de entender la vida, la del  poeta, concentrado en versos concisos y perfectas palabras. El poema tiene que ser como el diamante: perdurar. Recitar el poema eternamente.


 Queríamos
 Saber lo justo
 ahora:
 sobrevivir
 bajo el cielo

 Gracias
No volverá
ni un segundo
ni un aire
ni uno mismo.

Es lo suyo.



Conversar con Antonio es divino como diría Cavafis, desborda ingenio y le sobra generosidad. Tiene para dar y repartir, decimos por aquí. Su conversación es amena, extensa y , sin embargo, sus poemas son breves como la verdad y como la vida misma. Su fuerza y su carácter hacen de su poesía un cuadro de pinceladas conceptuales, un impresionismo  de palabra veraz, capaz de transmitir la luz,  las imágenes de la infancia, la piedra blanca, la sierra azul.

Siempre nos ha venido a ver por la tarde, en su coche, (una vez tuvo uno que parecía un ovni de las lucecitas que tenía, recuerdo que aparcó, abrió las puertas y puso todos los intermitentes, faros y luces,  aquello parecía que iba a volar), repleto de historias, de palabras, de risas y al abrigo de un vaso de vino, hemos compartido nuestras cosas, amigo, todas ellas aderezadas con queso y  mermelada de castañas, hasta altas horas de la madrugada, rendidos por el sueño.


Lado del sueño
Aún queda
para los días,
los alegres,
junto a un vaso,
al lado del sueño
y de una tierra
que nos sostenía
enteros.

Este libro merece más presentaciones; el reconocimiento del poeta de la vida que es Antonio García Soler y que ahora, por fin,  publica, y que debe seguir haciéndolo porque sus poemas son nada más y nada menos que la medida exacta de las cosas.

Título: Los demás días
Autor: Antonio García Soler
Instituto de Estudios Almerienses.
 

sábado, 1 de junio de 2013

LATITUDES PIRATAS





Michel Crichton

Con el buen tiempo salgo a pasear a la playa aunque todavía el aire es frío: el mar azul bajo un cielo límpido y el aire que transporta ya el olor ineludible a verano, a roca y salobre. Entonces me apetece leerme un libro de piratas pues los piratas viajaban y no enfermaban, o sí lo hacían ?

EL librito me lo regaló mi maridito cuando estaba enfermo - siempre enferma gravemente en invierno por culpa de virus de la CIA- y lo dejé en la estantería  aguardando el momento oportuno. "Latitudes Piratas"  es el último libro  que encontraron en el ordenador de Michel Crichton después de su muerte. Es el primer libro que leo de este autor, por tanto no puedo compararlo con anteriores novelas, como Parque Jurásico o la Amenaza de Andromeda. Se supone que era suyo, por lo menos hasta un cierto momento.

Año 1665, estamos en Port Royal, puerto inglés, un lugar peligroso plagado de borrachos, burdeles, y corsarios, el capitán Hunter prepara una expedición a la inexpugnable fortaleza española Matanceros para apropiarse de un tesoro que contiene las bodegas del navío Trinidad , anclado en el puerto a la espera de salir hacia España. La situación es parecida a la actual.

El capitán Hunter zarpa en su barco con un experto equipo de hombres y marineros sujetos a la ley de la piratería, hombres valerosos y audaces, que sufren infinidad de aventuras, a cual más arriesgada,  antes de lograr su propósito. Gracias a un elaborado plan logran asaltar Matanceros, una especie de Alcatraz caribeña. Escalan la pared de una roca, y atacan por la retaguardia haciendo estallar  los polvorines de la ciudad y enclaves más estratégicos. La confusión y la sorpresa son sus aliados. Logran así capturar  el Trinidad y con él su tesoro. Les  salió mejor que a los que desembarcaron en Bahía Cochinos en Cuba. A esos los paró Fidel.

De regreso de la fortaleza, son perseguidos por un navío español con el que sostienen una auténtica batalla naval, en la que sobrevive el más inteligente, (que por supuesto es el inglés, digno antecesor del Almirante Nelson).

Es cierto eso que dicen de que el español es perezoso, el francés elegante y el inglés ingenioso.

Sin embargo: Fidel Castro es gallego y nada perezoso, El Che era elegante y los dos ingeniosos con la crisis de los misiles !

El capitán Hunter, no es cualquier cosa, ha tenido formación filosófica y matemática, un pequeño Alejandro Magno, versión caribeña. Esto hace que  prepare cuidadosamente un plan de batalla, que le hace vencedor ante el enemigo español que se confía, al que le deja acercarse y que le dispare varias andanadas, para luego, cuando lo tiene a tiro destrozarlo con los cañones que cuidadosamente habían puesto en un sólo costado del barco.

Ya en su juventud le atraía más el conocimiento empírico y práctico que la opinión de unos pensadores que llevaban mucho tiempo muertos. Todos los colegiales sabían que el mundo era mucho mayor de lo que Aristóteles podía haber soñado. El mismo Hunter, sin ir más lejos, había nacido en una tierra que los griegos ni siquiera sabían que existía.

Han de afrontar numerosos peligros antes de regresar a Port Royal. Son atacados por unos caníbales indígenas cuando están en una isla reparando el barco, también por un monstruo marino (kraken) que casi está a punto de acabar con la vida de Hunter, escapan milagrosamente de un huracán en mar abierto y  con un navío seriamente dañado durante la refriega. En medio de todo esto rescatan a una dama inglesa en manos de los malvados españoles y con la que el capitan Hunter tiene tiempo para mantener un pequeño idilio.

Las aventuras de Ulises y su sagacidad trasladadas al caribe del siglo XVII en el que Polifemo es el español.

De regreso a Port Royal, donde se ha producido un golpe de poder, el capitán Hunter tiene que afrontar la traición de uno de sus hombres, Sansón. Su tripulación y él mismo son encarcelados y posteriormente juzgados por piratería, y condenados a la horca. Por supuesto, logra salvarse.

Este Nuevo Mundo es tan confuso... No sé nunca a quién creer, así que me perdonaréis  si desconfío de vos (Palabras de la damisela a la que Hunter rescata)

Tenía un cuchillo en una mano y golpeaba la hoja contra la palma de la otra. Por un momento reinó un silencio que solo rompía el rítmico chasquido del acero sobre su mano.


El capitán Hunter regresó a Inglaterrasu Ítacaen 1669 y está enterrado en el cementerio de la iglesia de St. Anthony en la ciudad de Tunbridge Wells., ciudad a la que tengo que ir, en ferry claro !!!! ¿quién se apunta?

Una novela de aventuras, de piratas, de Homero, de Crichton....

Puntuación 7, aunque se queda en 6 por no estar en verso y en griego como la Odisea - todo esto por  exigencia de mi maridito, profesor estricto y muy severo-.












.